COMPARTIENDO

13 noviembre 2007

El principio del vacio

Usted tiene el habito de juntar objetos inutiles en este momento, creyendo que un dia (no sabe cuando) podra precisar de ellos?

Usted tiene el habito de juntar dinero solo para no gastarlo, pues piensa que en el futuro le podra hacer falta?

Usted tiene el habito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domesticos y otras cosas del hogar que ya no usa hace bastante tiempo...?

Y dentro suyo?... Usted tiene el habito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos, etc. ?

No haga eso. Es anti-prosperidad.

Es preciso crear un espacio, un vacio, para que las cosas nuevas lleguen a su vida.

Es preciso eliminar lo que es inutil en usted y en su vida, para que la prosperidad venga.

Es la fuerza de ese vacio que absorbera y atraera todo lo que usted desea.

Mientras usted esta material o emocionalmente cargando cosas viejas e inutiles, no habra espacio abierto para nuevas oportunidades.

Los bienes precisan circular. Limpie los cajones, los armarios, el cuarto del fondo, el garaje. De lo que usted no usa mas.

La actitud de guardar un monton de cosas inutiles amarra su vida.

No son los cosas guardadas las que estancan su vida, sino el significado de la actitud de guardar.

Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia. Es creer que mañana podra faltar, y usted no tendra medios de proveer sus necesidades.

Con esa postura, usted esta enviando dos mensajes para su cerebro y para su vida:

1º Usted no confia en el mañana.

2º Usted cree que lo nuevo y lo mejor NO son para usted, ya que se alegra con guardar cosas viejas e inutiles.

Deshagase de lo que perdio el color y el brillo y deje entrar lo nuevo en su casa... y dentro de si mismo...

ADELGAZAR COMIENDO HELADO

La dinastía china Tang (800 A.C) utilizaba el hielo como alimento, al que mezclaban con frutas y néctares. De esta manera se creó el helado que luego Marco Polo, introdujo en Italia alrededor del año 1320.

Sabores clásicos a fresa, limón, chocolate, vainilla y no tan tradicionales, con gusto a salmón, jamón o queso han trascendido las fronteras culinarias y su fama, también, pero ahora, gracias a un nuevo estudio, se ha descubierto que el helado no engorda si se lo ingiere de manera adecuada y que sus beneficios son demasiados como para desecharlos de las comidas cotidianas.

Un reciente estudio estadounidense ha demostrado que el consumir helado ayuda a perder peso, fortalece los huesos, quema grasas, regula la tensión arterial, suaviza los dolores menstruales, previene las piedras en el riñón y vigoriza el sistema inmunológico.

El helado, contiene mucho calcio y eso hace que se quemen más calorías, de ahí su doble virtud. Por un lado, se puede perder peso, por el otro se ejerce un efecto óseo protector. A la mayoría de la gente hay que obligarla para que consuma alimentos con calcio, pero cuando se le dice que el helado contiene buenos niveles de calcio que el organismo necesita, y que no es un alimento que engorda, si se regulan las calorías, lo adoptan sin ningún inconveniente. No se lo puede descartar ya que además contiene fibra, lípidos, proteína, minerales y aminoácidos”, explica el médico nutricionista argentino Bernardo Lafuente, quien en las dietas que prepara para sus pacientes incluye la ingesta de helado diario.

Investigadores de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, han descubierto que el helado también reduciría el riesgo de infertilidad femenina.

El consumo de lácteos enteros beneficia la ovulación. En este estudio norteamericano, más del sesenta por ciento de las mujeres encuestadas informaron de infertilidad a causa de la anovulación que ha mejorado en varios casos con la ingesta de productos que contienen leche entera, como el helado”, explica Lafuente.

Otro informe elaborado por diferentes catedráticos de nutrición españoles detalla las virtudes de este alimento y las conclusiones han sido plasmadas en el “Libro Blanco de los Helados”, editado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC).

El helado no sólo es un postre sino que puede ser un complemento ideal de una merienda sana, parte de un almuerzo o de una cena”, asegura el nutricionista español Juan Manuel Esparza, y agrega: “aporta vitamina B2, calcio y proteínas. Es un buen complemento si se lo degusta en su medida justa”.

La Asociación Internacional de Productos Lácteos informó que Nueva Zelanda encabeza el consumo per cápita de helado con un total de 26,3 litros. En segundo lugar se halla Estados Unidos con 22,5 litros. Italia, Francia y España solamente consumen 6 litros al año por habitante.

El único país de Latinoamérica que figura en el informe es Chile con una ingesta de casi 6 litros per cápita al año. Resulta un consumo demasiado bajo, pero es consecuencia de la fama adquirida, ya que siempre el producto ha sido considerado como responsable del aumento de peso, productor de caries, y contraproducente para digerirlo durante el invierno.

Los beneficios, sin embargo, no avalan su ingesta sin control. Hay que tener en cuenta las calorías permitidas. “Una mujer debe consumir unas 1.500 al día y un hombre, 2.000. Por día Se puede comer media o una taza”, revela el Lafuente.

Beneficios del consumo de helado

- Los helados con leche y de yogurt, cubren hasta un 15 por ciento de los requerimientos diarios de calcio.

- Los helados artesanales tienen bajo contenido de grasa, un 6 por ciento.

- Su consumo no daña la garganta ni el estómago. Se puede ingerir sin problemas en invierno.

- Contiene proteínas y vitaminas.

- Ayuda a cicatrizar y reducir inflamaciones en las amígdalas.

- Fortalece los huesos y regula la presión arterial a través de su aporte de calcio.

- Permite perder peso. Hasta 2 kilos por semana.

- Es apto para diabéticos ya que la grasa que contiene retrasa la absorción de azúcar.

Desayuno:

A base de frutas, jugos y cereales.

Comida:

Una porción de carne o pollo a la plancha

1 porción de verdura

1 o 2 piezas de fruta

Merienda:

1 yogurt con cereales o porción de frutas

Cena:

Pasta o pescado

1 porción de verduras


Cómo incorporar el helado a la dieta

El helado puede comerse en la merienda o como postre- Si es de frutas hasta 250 grs. Si es de vainilla o chocolate hasta 200 grs. Siempre se puede consumir helado si también en el resto de las comidas se ha incorporado verduras y frutas ya que éstas NO pueden reemplazarse nunca.

Este menú se sigue durante una semana y luego se van combinando más cantidad de proteínas y carbohidratos. Se puede continuar con el consumo de helado siempre que no superen las calorías descriptas. Ante cualquier duda, siempre hay que consultar a un nutricionista.

Asesoría: Dr. Bernardo Lafuente
Médico Nutricionista

SAN LUIS, MERLO ARGENTINA